La reciente implementación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) en la ciudad de Quetzaltenango ha dejado ver más sombras que luces en poco tiempo. Con un criticado lanzamiento las cosas han ido de más a menos hasta degenerar en la suspensión temporal del plan debido a rencillas con poblaciones en desacuerdo con puntos específicos. Mismos que se argumenta, fueron tratados y socializados en su debido momento, no obstante los problemas parecen apenas estar iniciando.
Roberto Soto, Concejal de Quetzaltenango, brindó su punto de opinión al respecto y destaca que la suspensión atrasa aún más el desarrollo de la ciudad de Quetzaltenango. Aunque coincide en que existen lagunas sin resolver dentro del plan estratégico, esto es totalmente comprensible ya que está sujeto a perfeccionamiento constante. Situación que sin embargo, no se puede observar si se deberá de suspender ante la menor queja por parte de pobladores o grupos organizados.

Punto de quiebre

Comunidades de los alrededores del municipio tomaron medidas extremas al expresar los puntos que a su particular punto de vista, están errados en el Plan de Ordenamiento Territorial. El primero de ellos, y quizás el de mayor conflicto, ha sido el de las licencias de construcción. El POT contempla que todo ciudadano que desee construir deberá pagar los arbitrios necesarios y adecuados al proyecto mismo, hecho que según los comunitarios es inadmisible para aquellos que son de escasos recursos. Un tema de por sí controversial, tomando en cuenta que se pretende que todo pago sea justo y equitativo para todos.
Otro punto igualmente conflictivo, ha sido el empoderamiento de los alcaldes comunitarios. Según algunos se han vulnerado las competencias que estos pueden ejercer y su opinión no ha sido tomada en cuenta. Todo mientras la misma Municipalidad dice estar consciente de todo ello y que por ende, se realizaron consultas y socializaciones de lo que iba a cambiar una vez implementado el POT. Hecho que contrasta con la opinión de los ciudadanos pues argumentan jamás haber sido consultados al respecto.

Medidas extremas

Todos conocemos las medidas que tomaron los inconformes para hacerse escuchar, además de las derivaciones complejas para toda la ciudad hecho que culminó con la suspensión, por tiempo indefinido del Plan de Ordenamiento Territorial. Hecho que según Soto, recalca la urgencia de implementar protocolos verdaderamente eficientes y no solo programas que en vez de generar avances, solamente detallan aún más las debilidades del municipio.
Será entonces, seguramente, hasta el 2018 cuando se observe si Quetzaltenango vuelve al buen camino de la mano del POT, mismo que se volverá a analizar y socializar, o si definitivamente se crea un nuevo plan consensuado ahora si, por la población interesada. Hecho que hasta el momento ha brillado por su ausencia, sobre todo al observar la evidencia de una total ruptura entre sectores de la población y la misma comuna altense. Mientras tanto, el desarrollo de Quetzaltenango sigue en modo de espera.
Abrir chat
1
¡Buenos días! Bienvenido a Bufete Jurídico Giron, ¿Cómo podemos ayudarle?
Powered by