Como momentos especialmente difíciles se han sentido los últimos días donde las protestas campesinas y los bloqueos de carreteras han sido la norma y no la excepción. Mauro Vay, coordinador del Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), mencionó en entrevista que el futuro de la organización está en la lucha contra el gobierno y el establecimiento de nuevos parámetros políticos y sociales, muy a pesar de las consecuencias. “Recurrimos a los bloqueos como forma de presión contra el Estado que no han querido escucharnos y quizás así comprendan que deben renunciar todos” dijo Vay haciendo énfasis en las peticiones que lanzan al gobierno central.
Encabezado todo bajo el lema de renuncia, la organización CODECA lanza nuevamente un reto institucional a un Estado de Guatemala que hasta el momento no ha podido defenderse. Dicho comité integrado según sus propios dirigentes por más de 400,000 personas, exigen ahora la renuncia absoluta del Presidente Jimmy Morales, su gabinete y por supuesto, los 158 diputados a quienes tildan de corruptos. Según CODECA no tienen otro camino que el de bloquear el tránsito  para presionar, aunque argumentan, estar amparados bajo la ley de protestar libremente y manifestar su descontento ante las acciones de los poderes del Estado, especialmente el Legislativo y el Ejecutivo.

¿Por qué protestar bloqueando carreteras?

 

Ante la pregunta directa, Mauro Vay, justificó las acciones de bloqueos por parte de su organización por el sencillo hecho de que en Guatemala, “no se puede de otra manera”. Para CODECA, esta es la respuesta que han hallado para ser escuchados, no obstante, dicen claramente que el gobierno central en ningún momento se han acercado con ellos para conversar y encontrar solución a los problemas encontrados. Por parte de los diputados, Vay argumenta que si bien se han sentado a dialogar, los primeros se han mostrado reacios ante cualquiera de sus propuestas, mismas que giran en torno a una Asamblea Constituyente que reemplace todo el sistema de gobierno actual.
Por otro lado, ante la duda de su financiación para estos días de paros y bloqueos, Vay menciona que todos los miembros de CODECA están comprometidos con la causa y es por ello que “son ellos mismos los que financian las actividades”. Al menos en el caso de las recientes protestas, aunque como organización campesina, también se conoce que reciben donaciones de diversa índole, mismas que según su coordinador, están sujetas a constantes auditorias y todo ello bajo un marco totalmente legal, según dicen.

¿Qué sigue ahora?

 

Vay fue enfático al decir que la lucha continuará desde diversos frentes. Basta con decir que en ningún momento mencionó que dejarían de bloquear el tránsito, antes bien, dictaminó que para el resto del año ya tienen planificadas otras actividades en la misma línea. Todo mientras el mismo gobierno parece hacer oídos sordos, lejos de buscar una solución, se limita a enviar a las fuerzas del orden para liberar el paso cuando consideran oportuno. Situación que al mismo tiempo, tensiona las actividades de protesta  y hasta confronta a la población. Todo como medida paliativa pero que no soluciona nada a largo plazo.
Está claro que el reto se puede enfrentar con una invitación al diálogo. Ambas partes parecen no desear retroceder ni un ápice en su postura. En el medio, queda una Guatemala convulsa que colapsa cada tanto, debido a acciones y decisiones de terceros, en una batalla sin cuartel, pero que también parece que sin objetivos claros establecidos. Hasta entonces, el reto continúa.
Abrir chat
1
¡Buenos días! Bienvenido a Bufete Jurídico Giron, ¿Cómo podemos ayudarle?
Powered by