En vista de los recientes incendios forestales que se han presentado en diferentes áreas de la región, Guillermo Monterrosa, director subregional del Instituto Nacional de Bosques (INAB), habla sobre la importancia de cuidar el medio ambiente y los recursos naturales cercanos. Comenzando con un área de Quetzaltenango que cuenta con no pocas hectáreas, que corren peligro de incendio en cualquier momento, a pesar de que se hablan bajo el  certificado de áreas protegidas, extendidos bajo el amparo del Concejo Nacional de Áreas Protegidas(CONAP).
Un ejemplo muy claro de esto, han sido los recientes acontecimientos en las cercanías de la ciudad, donde se han registrado incendios que a las claras, según el entrevistado, han sido provocados, ya que bajo el ojo experto, es prácticamente imposible que se hayan producido de manera espontánea, tal y como sugieren algunos. “Las condiciones climatológicas del área, impiden de manera tajante la espontánea formación de un incendio, en estos caso, después del correspondiente análisis, se ha establecido que la mano humana ha sido la culpable de provocarlos” sentenció Monterrosa.

Prevenir mejor que curar

 

Para Monterrosa, la prioridad del INAB, siempre ha sido la prevención de estos hechos. Para ello, a partir del año 1998, cuando se producen varios incendios de grandes magnitudes a nivel nacional, se desarrolla un programa nacional de control y prevención de incendios forestales. Con la correspondiente preparación de personal, bomberos forestales y guarda recursos; así como  equipo especializado para el combate de dichos siniestros. Sin embargo, al verse reducido drásticamente su participación, debido a que se registraron en la década siguiente menos incendios, el programa fue casi olvidado y actualmente nadie sabe con seguridad a qué dependencia gubernamental pertenece y mucho menos se pone en práctica.
Lo anterior merma de sobremanera la respuesta que se posee ante tales hechos, debido a que se envía personal pero este pocas veces está preparado. Ante esto, Monterrosa insiste en que se debe de prevenir este tipo de actos, antes que pretender exterminarlos prontamente una vez establecidos. Por otra parte, existen áreas donde los incendios, controlados y bajo estándares ambientales, son positivos pues la misma naturaleza se regenera y un bosque se regenera de nuevo en un tiempo inicial de tres años. Claro que para llegar a este punto, son muchos los aspectos a tomar en cuenta, sin mencionar la respectiva preparación por parte del personal que hará tal proceso.

¿Cómo está Quetzaltenango?

 

Los recientes incendios registrados en las inmediaciones del Cerro Candelaria y Galápagos, dejó en evidencia que Quetzaltenango como departamento no está preparado para atender dichas emergencias. Se debe comenzar, según el entrevistado, con la concientización de la misma población. “Todos somos responsables del cuidado de nuestros recursos naturales, y no podemos simplemente responsabilizar a alguien más” dijo.
En otros municipios como Olintepeque, Cabricán o Huitán, se trabajan programas que se desarrollan en la prevención de incendios. “Ellos cuentan con guarda recursos, que constantemente inspeccionan las áreas y tratan de promover una cultura del cuidado del medio ambiente. Solo así podremos cambiar el presente y el futuro de los bosques en Guatemala” concluyó Monterrosa. Sistema que se prevé replicar en otros lugares, como inicio de un cambio necesario en el manejo y cuidado de los recursos naturales.
Abrir chat
1
¡Buenos días! Bienvenido a Bufete Jurídico Giron, ¿Cómo podemos ayudarle?
Powered by