Viviendo en un entorno de cambios constantes, el ambiente empresarial cada vez es más competitivo. Esto hace que la visión empresarial deba ser replanteada nuevamente para que las metas trazadas sean alcanzadas. De esta manera, y con una crisis mundial jamás dimensionada, importantes compañías y marcas a nivel mundial han caído e incluso desaparecido. Lo que pone en tela de juicio el estilo de gestión con que fueron conducidas o más bien gobernadas. El Gobierno Corporativo surge entonces para retomar los principios y valores iniciales. Llevando de mejor manera la dirección y el control de cualquier organización.
Para muchas empresas, se trata entonces de alcanzar la supervivencia, pero se olvidan de los objetivos internos, de reforzar los valores empresariales y la ética de trabajo. Sobre todo, no hay atención a estrategias de negocios adecuadas. Por ello, debemos explorar los beneficios que ofrece la adopción de un modelo de lineamientos basados en el Gobierno Corporativo, definido como un sistema creado para promover una administración empresarial transparente y equitativa donde exista un respeto a los intereses de todos los involucrados y no exclusivamente a una mesa directiva. Todo esto en torno a principios básicos como la equidad, a honestidad, la eficacia y la democracia.

¿Cómo se logra?

La práctica del Gobierno Corporativo se basa en promover la transparencia en la gestión de una organización, mejorando la productividad, la competitividad y la integridad. Esto se alcanza, en primer término, al lograr un trato igualitario entre todos los accionistas, junta directiva y trabajadores. Así como la emisión responsable de la información concerniente al desempeño y estabilidad laboral de la empresa. Además, se debe asegurar que exista una visión estratégica de la sociedad empresarial y una vigilancia efectiva del desempeño de los órganos administrativos, lo que significa una evaluación del trabajo realizado y la mejora constante de falencias halladas.
Los beneficios alcanzados comienzan en el ejercicio responsable de la gestión administrativa y el reconocimiento del papel primordial que juegan los accionistas, pero igualmente de todos los miembros de la empresa. Al existir una declaración de principios éticos, mejora la responsabilidad social empresarial. Existe una prevención de operaciones ilícitas y conflictos de interés. Sobre todo, basándose en un sistema equitativo, honesto, eficaz y democrático, en busca de crear certidumbre y confianza, a lo interno, pero sobre todo a una sociedad de la que también es parte.

Principios aplicados a cualquier empresa

Aunque desde sus orígenes, concretamente en Estados Unidos posteriormente a los problemas que llevaron a la quiebra a importantes compañías, el Gobierno Corporativo se ha enfocado a empresas con capital privado, no se desestima su aplicación a instituciones gubernamentales. Tal es el caso de Colombia y la ciudad de Medellín, donde se han impulsado los principios de este sistema de gobierno, en busca de mejorar la gobernabilidad y la confianza social en las autoridades. Aspecto que según expertos, es perfectamente aplicable en el caso de Guatemala y específicamente  en el caso de Quetzaltenango.
La cuestión es clara, el Gobierno Corporativo, tal y como su nombre lo indica, se basa en establecer una gobernabilidad donde todos sean partícipes del proceso. Donde la información sea compartida y se respeten los valores éticos institucionales. Cuestiones que instituciones financieras, bancarias y sobre todo cooperativas, deben de tomar en cuenta. La ciudad de Quetzaltenango impulsa programas empresariales y el comercio en toda la región, y contando con este sistema, su dechado y estela económica serían aún mayores. Los tiempos son propicios, observando sobre todo, una época de cambios donde las buenas ideas son las que se necesitan para hallar mejores horizontes.
Abrir chat
1
¡Buenos días! Bienvenido a Bufete Jurídico Giron, ¿Cómo podemos ayudarle?
Powered by